La maniobra del Capitán Bob Pardo sobre Vietnam

Por: Manuel Carazo

Hace 54 años, tal día como hoy….

El capitán Bob Pardo (teniente de asiento trasero Steve Wayne) y el capitán de ala Earl Aman (teniente de asiento trasero Robert Houghton) de la octava ala de combate táctico, 433 escuadrón de combate táctico, estacionados en la base real de la fuerza aérea tailandesa de Ubon, Tailandia hicieron historia en la aviación en los cielos de Hanoi en 1967 …

El 10 de marzo de 1967, el cielo estaba despejado para un bombardeo sobre una fábrica de acero en Vietnam del Norte, justo al norte de Hanoi. Durante el transcurso de la misión, ambos F-4 Phantom II fueron alcanzados por fuego antiaéreo. El Phantom de Aman sufrió el peor daño; su tanque de combustible había sido alcanzado, lo que provocó que su avión perdiera combustible y, en un período de tiempo demasiado corto, no tenía suficiente combustible para llegar a un avión cisterna que orbitaba sobre Laos.

Maniobra del F-4 de Bob Pardo sobre Vietnam Grafico: USAF

Para evitar que Aman y Houghton saltaran en territorio hostil, Pardo decidió sorprendentemente intentar empujar el avión. Primero intentó empujar el avión usando el compartimiento de la tolva de arrastre de Aman, pero la turbulencia evitó que eso ocurriera.

A continuación, Pardo intentó utilizar el gancho de cola de Aman para empujar el avión, ya que el Phantom había sido diseñado originalmente como un avión naval equipado con un gancho de cola resistente para aterrizajes a bordo de portaaviones.

Aman bajó su gancho de cola y Pardo se movió detrás de Aman hasta que el gancho de cola estuvo contra el parabrisas de Pardo. Pardo le dijo a Aman que apagara sus dos motores a reacción J-79, convirtiendo su avión de 60 mil libras en un planeador. Aman estaba casi sin combustible y los motores interfirieron con el plan de Pardo. Aman obedeció y observó cómo ambos motores se apagaban. El empujón funcionó, reduciendo considerablemente la velocidad de descenso, pero el gancho de cola se salía del parabrisas cada 15 a 30 segundos, y Pardo tendría que reposicionar delicadamente su Phantom y empujar suavemente su parabrisas contra el gancho de cola. Mientras tanto, Pardo estaba luchando con un incendio en uno de sus propios motores y finalmente tuvo que apagarlo. En los 10 minutos restantes de vuelo, Pardo utilizó el último motor para frenar al máximo el descenso de ambos aviones.

Con el avión de Pardo funcionando con vapores de combustible después de empujar el avión de Aman casi 88 millas sobre territorio enemigo, los aviones alcanzaron el espacio aéreo de Laos a una altitud de 6000 pies. Con solo 120 segundos de combustible restantes en su único motor. Los dos pilotos y sus compañeros del asiento trasero tiraron de las manijas amarillas y negras y se eyectaron. Toda la tripulación logró evadir la captura y fueron recogidos por helicópteros de rescate.

Aunque Pardo fue inicialmente criticado por no salvar su propio avión, él y Wayne finalmente recibieron la Estrella de Plata por la maniobra, aunque casi dos décadas después del incidente.

El capitán Bob Pardo y el Steve Wayne con un F-4. Foto: USAF

Botón volver arriba